27 noviembre, 2018 iniciare

Universitarios emprendedores e intraemprendedores

Cada día en nuestra Universidad Autónoma del Estado de México se toma mayor conciencia de lo que implica el desarrollo de emprendedores con proyectos innovadores, rentables, que solventen las problemáticas económicas y sociales y permitan un desarrollo sustentable. Nuestra Facultad en la misma sintonía, asume el compromiso de formar universitarios con una visión emprendedora y empresarial que les permita desempeñarse mejor en el contexto laboral y empresarial a través de acciones orientadas a:

  • Desarrollar una cultura empresarial entre la comunidad.
  • Formar emprendedores capaces de ofrecer sus servicios de forma independiente, crear empresas o innovar las existentes.
  • Dar soporte y apoyo a los empresarios para el desarrollo y profesionalización de su negocio.
  • Promover el desarrollo de negocios y de proyectos.

Es necesario entender la dinámica del desarrollo y crecimiento para cualquier empresa desde la perspectiva de la educación como elemento referencial del proceso de formación de capital social y humano, los cuales resultan fundamentales para la productividad, la capitalización económico – financiera y en la generación de las condiciones sociales que posibiliten establecer una sinergia de desarrollo y crecimiento sostenible (Villalobos, 2008).

Una intención primordial de temas sobre emprendimiento, es precisamente desarrollar habilidades empresariales y personales, participación efectiva en juntas de trabajo, motivación para explorar aspiraciones profesionales y ampliar expectativas de crecimiento personal y profesional. Es así que los jóvenes emprendedores aprenden cómo funciona la economía al tiempo que se concientizan sobre la creación de empresas como el motor de desarrollo social y económico.

La teoría económica del emprendedor según Schumpeter (1983) dice que: los emprendedores crean riqueza cuando llevan sus innovaciones al mercado en forma de mercancía o servicio. De esa manera echan abajo los mercados existentes al cambiar los términos básicos de compra-venta, por ejemplo cuando se encuentra una forma más económica de fabricar un producto. Timmons y Spinelli, (2004) recomiendan cumplir inicialmente con cuatro condiciones y es mejor no emprender hasta cumplir con cada una de ellas: creación de valor para el cliente, solución a un problema importante o satisfacción de una necesidad significativa para alguien que esté dispuesto a pagar por ello, existencia de un mercado robusto, que proporcione un margen adecuado y ofrezca ganancias a los inversionistas y buena articulación entre el fundador y su equipo.

Emprendedor interno y emprendedor externo

Abordando ahora otros conceptos, tenemos que: intrapreneur o intraemprendedor es quien emprende dentro de una organización que no es la suya. Mientras que entrepreneur o emprendedor es quien emprende en su propia empresa con fines de lucro.

Existen dos tipos de emprendedores (ya sean internos o externos) innovadores:

  1. El que detecta una necesidad y busca los medios para satisfacerla.
  2. El profesional calificado, con un elevado nivel de competencia técnica, que se lanza a la aventura de desarrollar inventos para su posterior comercialización en el mercado.

Sea como fuera, el objetivo final de los programas de emprendimiento es compartido: incrementar las oportunidades laborales de las personas, impulsar el crecimiento económico de los territorios y aumentar la actividad económica explotando y explorando nuevas vías.

 


Fuentes de consulta

  1. Villalobos García y Ponce Talancón (2008). La educación como factor del desarrollo integral socioeconómico, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, julio 2008.
  2. Real Academia Española. Diccionario de la lengua española, 22ª ed. Disponible en: http://rea.es, consultado 15 de julio de 2014.
  3. Shumpeter, J. (1983). The theory of economic development, 10ª ed. U.S.A: Transaction Publishers.
  4. Timmons, J.A. (2004). New venture creation-entrepreneurship for the 21st century, 6ª ed. U.S.A: Mc Graw Hill

 

, , , , , ,